27 jul. 2012

Restauración de libro de cocina

Mi abuelo que era una bellísima persona y el mejor abuelo del mundo, le regaló a mi mamá cuando se casó un libro de cocina. Es uno de esos libros con recetas super sencillas con ingredientes básicos, pero que haces unos platos buenísimos de los de toda la vida, a fuego lento. Efectivamente mi madre aprendió a cocinar con él y casi todas las comidas que recuerdo de mi infancia en casa son de este libro.

Cuando yo me independice mi mamá me lo regaló a mi y lo usé mucho, hacía un pollo con tomate para quitarse el sombrero.

Con el paso del tiempo y el uso, al libro se le despegaron las tapas, los cuadernillos se descosieron, con lo que dejé de usarlo por miedo a romperlo más, lo guardé en una estantería y me olvidé de el.

Al aprender a encuadernar y a restaurar libros, me acordé de él lo saqué de la estantería y pensé, es el libro prefecto para dejarlo como nuevo, lo voy a restaurar y a recuperar esas recetas olvidadas, voy a utilizarlo de nuevo.

Eso hice, lo descosí todo, restauré las hojas, lo cosí de nuevo, le hice unas tapas nuevas y hasta un estuche.

Y aquí tenéis el resultado.
Estoy super contenta con el resultado.

El tipo de encuadernación es un Bradel.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

top navigation